Organic Food

Necesitas ayuda? Contáctanos

Email

lalaguna@herbolariovivenatura.com

Teléfono

+34 922259870

Dirección

Calle Hermanos Marrero, 6, 38201 La Laguna
Natural & Saludable
Extensa y variada gama de alimentos naturales y saludables
Fresco & del Día
Frutas y verduras frescas del día
Orgánico & Natural
Más de 6.000 artículos a tu disposición

79b9142483261dee30704025b4274fc8 2015MAR12 7 consejos para llevar una vida sana 1031 c

– Reducir el uso de sal y el consumo de alimentos con alto contenido de sodio. Para reemplazarla utilizar condimentos de todo tipo (pimienta, perejil, ají, pimentón, orégano). Disminuir el consumo de sal previene la hipertensión, enfermedades vasculares y renales, entre otras.

– Limitar el consumo de bebidas azucaradas y de alimentos con elevado contenido de grasas, azúcar y sal.

– Restringir el consumo de manteca, margarina, grasa animal y crema de leche.

– Consumir diariamente leche, yogur o queso, preferentemente descremados.

– Al consumir carnes quitarle la grasa visible, aumentar el consumo de pescado e incluir huevo.

– Incorporar legumbres, cereales preferentemente integrales, papa, batata, choclo o mandioca a la dieta.

– Consumir aceite crudo como condimento, frutas secas o semillas.

– Incorporar a diario alimentos de todos los grupos y realizar al menos 30 minutos de actividad física

– Realizar 4 comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda y cena) incluir verduras, frutas, legumbres, cereales, leche, yogur o queso, huevos, carnes y aceites

– Realizar actividad física moderada continua o fraccionada todos los días para mantener una vida activa

– Comer tranquilo, en lo posible acompañado y moderar el tamaño de las porciones

– Elegir alimentos preparados en casa en lugar de procesados

calidad de vida hacer ejercicios3

Vivimos en una sociedad exigente y apresurada, donde queremos tener muchas cosas y hacer muchas a la vez, lo que nos lleva a estar constantemente estresados, con la sensación de hacer mucho y nada, cansados, y por qué no decirlo, muchas veces
agotados física y psicológicamente.
Es cierto que logramos muchas cosas, como avance en lo profesional, tener más cosas materiales, etc., pero a un gran costo en nuestra salud si no sabemos cómo manejarnos para vivir, no solamente sobreviviendo, sino que disfrutando la vida.
Por ello creo que hay que mejorar la calidad de vida llevando a cabo diferentes conceptos, como:
1. Construye hábitos saludables
La calidad de vida se refiere a que podamos tener la capacidad de sentirnos bien física y psicológicamente, para lo que requerimos estar bien con nosotros mismos (que nos queramos y tengamos buena autoestima), llevarnos bien con los demás y realizar
actividades que nos gusten, además de alimentarnos bien y hacer actividad física, es decir, llevar un estilo de vida saludable.

Como por ejemplo:
• Tener una alimentación sana
• Dormir las horas necesarias
• Tener relaciones sociales fuera y dentro del trabajo
• Hacer ejercicio,
• Tener hobbys que puedas realizar en tu día a día
• Desarrollar tu mente positivamente
• Realizar actividades de ajuste personal
• Buscar siempre el bienestar personal
• Potenciar la solidaridad
• Controlar el estrés
• Dejar atrás viejos rencores.
• Fomentar la importancia de escuchar a otros, comprender y perdonar.

descarga

Muchas veces existe la intención de llevar una vida sana, pero no sabemos por dónde empezar. Cambiando o adquiriendo los hábitos que os proponemos, se consigue encauzar una vida bastante saludable. Solo hay que proponérselo:

1. Modifica tu lista de la compra

2. Aprende a cocinar

3. Bebe agua y limita el consumo de refrescos y alcohol

4. Frutas, verduras y hortalizas no deben faltar

 

5. Haz ejercicio a diario

6. Olvídate del sedentarismo

7. Reduce el estrés en tu vida

8. Mejora tus hábitos de descanso

9. Limita el consumo de sal y azúcares

10. Introduce fibra en tu dieta

 

RECETA DE SEITÁN CASERO

receta seitan casero 1 416x236x80xX

Ingredientes:
  • 1 kg de harina de trigo
  • Un vaso de salsa de soja
  • 750 ml - 1 l de agua
  • una pizca de sal
Elaboración de la receta de seitán casero:

Pon en un bol la harina, el agua y una pizca de sal. Mezcla bien y amasa hasta tener una bola homogénea.

Pon agua en un bol y lava la masa. Para ello, mójala y escúrrela constantemente, hasta que haya soltado todo el almidón y solo quede el gluten. Debes continuar hasta que el agua salga limpia. También puedes lavar la masa bajo el grifo.

Pon una cazuela con abundante agua en el fuego. Añade la salsa de soja y el seitán. Cuécelo durante una hora aproximadamente.

Escúrrelo bien y córtalo en filetes o con la forma que desees.

Consejo:

El seitán apenas tiene sabor, por lo que en esta receta hemos optado por cocerlo en salsa de soja. También le puedes añadir a la masa comino, nuez moscada, pimentón...

¿Cuáles son las propiedades del seitán?

El seitán es rico en proteínas, bajo en grasas y bajo en calorías. Además, es un alimento digestivo y no tiene colesterol. Sin embargo, al estar hecho con gluten, no es apto para celíacos.

tofu

Si eres amante de la comida vegana esta ensalada te volverá loco/a. Esta forma de comer el tofu empanizado no le envidia nada a los deditos empanizados de pollo.

El tofu, así como los alimentos derivados de la soya, tiene un rol importante en la salud, como la reducción del riesgo de varias enfermedades crónicas, incluyendo enfermedad cardiovascular. Se ha encontrado evidencia en cuanto a la prevención de cáncer por su alta concentración en isoflavonas; así como también en la prevención y tratamiento de la diabetes tipo 2.

Es una proteína de fácil digestión y también puede ser consumido por las personas que padecen intolerancia a la lactosa o alergia a la proteína de la leche. Es una excelente opción para sustituir la proteína animal y los lácteos. En cuanto a micronutrientes, es rica en calcio, magnesio, vitamina K, hierro y fibra.

Por último, pero no menos importante, el tofu ha sido de gran ayuda en el tratamiento y prevención de la obesidad debido a su bajo aporte de calorías y ácidos grasos. Además aporta aminoácidos, péptidos bioactivos y fibra, lo que lo hace un excelente alimento para el tratamiento de la obesidad y reducción de la resistencia a la insulina.

Estás son solo algunas virtudes del tofu y múltiples razones para incluirlo más en tu dieta.

photo

Ingredientes

  1. 150 g Harina de gluten de trigo
  2. 50 g Pan rallado
  3. 1,5 litros Caldo de verduras
  4. 3 cucharadas Salsa de soja
  5. 1/3 cucharadita Pimentón dulce
  6. 1/4 cucharadita Pimentón pìcante
  7. 1 unidad Cebolla
  8. 1 unidad Zanahoria
  9. 4 dientes Ajo
  10. 1 unidad Puerro
  11. 1 unidad Apio
  12. 4 ud pequeñas Patata
  13. 1 bote Pimiento del piquillo
  14. 3 cucharadas Aceite de oliva

Pasos

  1. Para preparar el caldo de cocción del seitán, se necesita rehogar con un poco de aceite de oliva las verduras en la olla: cebolla, zanahoria, puerro, ajo y apio. No hace faltar que estén cortadas en trozos muy pequeños. Añadir un poco de sal para facilitar el pochado de las verduras. Cuando las verduras estén rehogadas, incorporar el agua.

  2. Poner en un bol los ingredientes secos pesados: harina de gluten (hemos empleado una con 79,5g de contenido proteico por cada 100g), pan rallado, pimentón dulce y picante. Además puedes añadir otras especias para cambiar el toque del seitán (curry, eneldo, hinojo, comino, pimienta, nuez moscada). Mezclar bien los ingredientes secos.

  3. Agregar la salsa de soja al bol y 1 vaso de caldo de verdura tibio, reservando uno para añadir poco a poco posteriormente, en caso de que necesite más agua la mezcla.

  4. Dar la forma deseada, de filete o de bola para cocerlos en caldo vegetal. En función de la forma y del tamaño, tardará más o menos tiempo en cocerse. Los filetes (50-60g) estarán cocidos en 15-20 minutos, mientras que las bolas pueden tardar alrededor de 45-60 minutos.

  5. Calentar la sartén para marcar el seitán a la plancha vuelta y vuelta, hasta que adquiere esa textura semejante a la carne.

  6. El seitán que no vayas a utilizar puedes congelarlo y utilizar el agua de la cocción para cocer de nuevo seitán, arroz, sopa…

  7. Limpiar las patatas y mantener la piel. Cocer las patatas enteras en una olla con agua y sal. Tiempo aproximado de 30-40 minutos. Una vez cocidas las patatas, se pelan y se trocean.

  8. Laminar unos ajos y cortar en juliana los pimientos de piquillo. Dorar los ajos en una sartén con aceite y añadir los pimientos de piquillo para que se calienten. Para terminar, añadir las patatas ya fuera del fuego para que se mezclen bien con el aliño.

  9. Emplatar el filete de seitán con las patatas de guarnición.

 

descarga

 

Euromonitor Internacional publicó en su día un dato inquietante que explica el aumento de las personas que dejan de tomar gluten. 

Entre los años 2008 y 2013, las ventas de alimentos envasados sin gluten aumentaron nada menos que un 75%. Y todo ello pese a que sólo el 1% de la población es realmente celiaca, lo cierto es que se ha extendido el rumor de que una dieta sin gluten es sana. No sólo eso. Entre el 28% y el 30% de las personas que no son celiacas, con una enfermedad autoinmune grave, evitan el consumo de gluten. ¿Es buena esta medida? La respuesta es clara: No. Si tú no eres celiaco no deberías asumir una dieta sin gluten porque va a perjudicar a tu salud.

Y no es una afirmación que deba caer en saco roto. Esta afirmación está sustentada en un estudio llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago, en la que se descubrió que el patrón de alimentos puede aumentar el riesgo de exposición al arsénico y al mercurio. Hay que tener en cuenta que las personas que se privan de gluten por ser celiacas lo hacen porque es el único tratamiento posible para evitar un daño intestinal. Una dieta libre de gluten excluye los alimentos que contienen gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno.

El gran problema es que las personas que no toman gluten voluntariamente suelen hacer uso de la harina de arroz, pero esta no es una solución válida porque tiene arsénico, mercurio y metales tóxicos que pueden ser dañinos para nuestro organismo y se encuentran en el agua, el suelo o los fertilizantes. Hay que tener en cuenta que la exposición a estos metales se asoció a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer y otras enfermedades.

Insistiendo en lo anterior, hay que recordar que no hay ninguna razón científica que aconseje una pauta de alimentación sin gluten a una persona sana, que no sea celíaca y tampoco tenga alguna intolerancia a esa proteína. Al contrario, no comer gluten perjudica a la salud según el estudio realizado por el Observatorio de Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra tras analizar las prueba científicas existentes sobre este asunto y la información que tiene la sociedad donde parece extendido que una dieta sin gluten es sana.

Hay que tener en cuenta que eliminar el gluten de la dieta, reduce la cantidad de granos integrales que se ingieren, es decir, de fibra, que es buena para el organismo y tiene un efecto protector sobre la salud cardiovascular. Sin embargo, los defensores de esta dieta sin gluten tienen su excusa en el hecho de que el gluten se suele encontrar en alimentos de mala calidad, muy procesados, como la bollería, las pizzas, las pastas y el pan no integral, confundiendo los efectos positivos de no tomar azucares, grasas de mala calidad, harinas refinadas o sal, con no tomar gluten.

Fuente: Salud y vida sana

descarga

Tener kilos de más te resta mucha energía y vitalidad.

Pero aún hay más. Un tema del que se habla muy poco. De las emociones. Tener sobrepeso y obesidad afecta de una manera brutal en muchos ámbitos de la vida. Machaca la autoestima y autoconfianza y interfiere en las relaciones personales.

Muchas personas con exceso de peso han hecho muchas dietas y de muchos tipos. Han probado muchas cosas. Pero la mayoría de las personas no consiguen mantenerse en su peso sano. El peso emocional de no gustarse y de no creerse capaz de conseguir perder peso es enorme. El sentimiento de culpa de saber que no están cuidando de su salud es inmenso.

Tener kilos de más tiene un peso emocional muy, muy elevado.

Y además, hoy, la cosa se complica aún más. Vivimos en un ambiente obesogénico. El entorno nos empuja a comer muy, muy mal, a movernos poco, a no dormir lo suficiente y a estar estresad@s.

La buena noticia es que se puede conseguir. Todas las personas con sobrepeso y obesidad pueden lograr alcanzar su peso sano y quedarse en él.

El tema es que para hacerlo no hay que hacer lo de siempre. 

La única manera de perder peso y no recuperarlo es transformar tus hábitos y aprender a disfrutarlos.

  • Aprender a comer de manera saludable (pero de verdad, si aún crees que tienes que comer 5 veces al día y solo 3 huevos a la semana, vas mal)
  • Incorporar el ejercicio en tu día a día.
  • Priorizar tu descanso y tener un sueño de calidad.
  • Incorporar hábitos emocionales que te ayuden a sentirte tranquila y vital.

vegan nuggets

Ingredientes:

  1. 1/2 vaso quinoa
  2. 1 vaso agua
  3. 3 zanahorias
  4. 1/2 cebolla
  5. 1/2 pimiento rojo
  6. Harina
  7. aove
  8. Sal pimienta y especias

Pasos:

  1. Cocemos la quinoa y reservamos

  2. En una sartén sofreímos la cebolla, la zanahoria y el pimiento, habiendolos partido antes en trocitos muy pequeños

  3. Echamos las especias. Yo le eché comino curry y nuez moscada y mezclamos la verdura con la quinoa

  4. Vamos añadiendo harina hasta que se quede una especie de masita con la cual podamos dar forma a los nuggets

  5. En una sartén marcamos los nuggets con un poquito de aceite de oliva.

  6. Ya estarán listos para comer.

pasta china con seitan 668x400x80xX
Ingredientes
  • - Para 2 personas:
  • 200 g de fideos de udón
  • 1 diente de ajo
  • 200 g de seitán cocido
  • 6 ajetes frescos
  • 6 espárragos verdes
  • 1 pizca de wasabi
  • 3 cucharadas de salsa de ostras
  • 4 cucharadas de salsa de soja
  • 1/2 vasito de sake (vino de arroz)
  • 1/2 vasito del agua de la cocción de la pasta
  • aceite de oliva
  • sal
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita de romero
  • 1 ramita de tomillo
Elaboración de la receta de pasta china con seitan

Limpia y trocea los espárragos y los ajetes. Saltéalos en una sartén con un chorrito de aceite.

Corta el seitán en dados y saltéalo en una sartén con un chorrito de aceite. Retira el seitán a un plato y pon en esa sartén la salsa de soja, la salsa de ostras, el sake y una pizca de wasabi.

Pon el romero, el tomillo, el laurel y el diente de ajo en una cazuela con abundante agua. Tapa y cocina durante 6-8 minutos. Retira las hierbas e introduce la pasta. Cuécela durante 2-4 minutos. Escurre y vierte por encima un chorrito de aceite.

Añade medio vasito de agua de la cocción de la pasta a una sartén. Incorpora la pasta y agrega el seitán, las verduritas (espárragos y ajetes) y cocina conjuntamente durante 3-4 minutos. Sazona y sirve en dos platos.

10 apps para tu salud

 

La clave es que llevar una alimentación saludable, (comer muchas verduras y hortalizas,  las proteínas y grasas que tu cuerpo necesita y comer las veces que tu cuerpo lo requiere) se convierta en un hábito.

Un hábitos es un recurso de nuestro cerebro para ahorrarnos energía. Es algo que nos sale de manera automática, sin pensar.

Si conviertes en hábito de comer sano, hacer ejercicio y descansar bien, no necesitas tu fuerza de voluntad PARA NADA. ¡Y es posible hacerlo!

Pero eso no es todo. En el entorno en el que vivimos, que nos empuja a tener hábitos insanos y a perjudicar nuestra salud, esto no es suficiente. Necesitas algo más…

Necesitas reprogramar tu mente para aprender a disfrutar de estos hábitos saludables y que llevar una vida sana deje de parecerte un sacrificio.

Y también es posible hacerlo.

 

Subcategorías